viernes, 14 de febrero de 2014

Después

He aprendido a acallar la voz en off de mi conciencia. He dejado atrás inviernos en los que no me salían las cuentas. He reído, llorado, cantado y sufrido. He vivido. Ha pesado y ha pasado el tiempo, y aún recuerdo que no importan las razones si hay besos. Hasta luego. Y otro más. Y no mires hacia atrás. Es mentira que duelen más las heridas en propia piel. No pude quedarme a coser. Y aunque no lo creas, yo también dudé. ¿Por qué ahora? No lo sé. Dejé de intentarlo cuando la ira me vino a ver. La ironía es que siempre te recordaré. Sólo un día desharía, y no hay nada que ya pueda hacer.  

No hay comentarios: